Blogia
Me voy de viaje

SPAs en Budapest

SPAs en Budapest

Una visita a Budapest no estaría completa si no se acude a alguno de sus numerosos SPAs, sin importar la época del año en la que viajemos a la capital húngara.

Budapest es la única gran metrópolis del mundo que tiene manantiales medicinales. Sus aguas termales brotan a la superficie entre 21 y 78 ºC en 118 manantiales naturales y pozos artificiales. Repartidos por toda la ciudad, los balnearios ya se usaban en tiempos de los romanos o los turcos.

Entre los más famosos se encuentra el Balneario Gellert, conocido en nuestro país por el rodaje del anuncio de "cuerpos Danone". Dicen que es "el más hermoso de Budapest" puesto que conserva muebles modernistas originales, mosaicos de colores, columnas de mármol, vidrieras y algunas estatuas.

Merece la pena para los 15€ que cuesta la entrada y visitar sus instalaciones. El único pero, si vas en pareja, es que la mayor parte de la zona termal está separada por sexos, restringiéndose la zona común a una piscina de 26ºC y otra, algo abarrotada, de 36. Las piscinas al aire libre cierran en invierno.

Los baños termales de Széchenyi, sin embargo, mantienen todas sus instalaciones abiertas a pesar del frío. Eso te permite disfrutar de una experiencia única: bañarte en las piscinas exteriores a 37ºC mientras la cabeza, fuera del agua, está bajo cero.

Al mayor SPA de Europa se puede acceder por algo menos, unos 12€. Una gran inversión si tenemos en cuenta que puedes pasar allí el día entero y no aburrirte, ya que cuenta con decenas de piscinas a distintas temperaturas, baños de vapor, servicio de masajes (no incluido) e incluso una sala de aromasauna!

Un capricho que te debes permitir si estás preparando una escapada a Budapest.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres